asesoría

Febrero, un buen mes para cambiar de asesoría

¿Estás pensando en cambiar de asesoría? Entonces estás en el momento perfecto

Febrero es un muy buen mes para cambiar de asesoría por múltiples razones, y a continuación, queremos destacar algunas. Así que coge papel y boli y presta mucha atención si esta idea te sobrevuela la cabeza:

1º Un nuevo ejercicio fiscal

El mes de Enero suele ser un poco locura en la gran mayoría de las empresas con los cierres de ejercicios pasados. Y es que aunque el cierre fiscal se da a 31 de diciembre, los cierres contables y las declaraciones se realizan a lo largo del mes de enero del nuevo año.

De esta manera, tu anterior asesoría se encargará de cerrar el año, y comenzarás un nuevo ejercicio con la nueva. Que se encargará de la presentación de los impuestos del nuevo año.

2º Evitar posibles errores o duplicidad de trabajos

Al haber cerrado el año con una asesoría, y empezar un nuevo ejercicio fiscal con otra empresa, evitarás que los trabajos se solapen, o que aparezcan errores u omisiones.

Por ejemplo, al cambiar de asesoría en mitad de un año, es posible que la nueva empresa deba contabilizar de nuevo el tiempo transcurrido desde el 1 de Enero. Otro ejemplo que puede traer graves consecuencias es que su la anterior organización cometió algún error y omisión, y la nueva no tiene esa información, puede no regularizarlo en los impuestos relativos al 4º trimestre.

3º Facilitar el traspaso de documentación y eliminar ambigüedades en las responsabilidades

La anterior asesoría podrá traspasar más fácilmente toda la documentación de un ejercicio cerrado. Y, de esta manera asegurarás que en caso de darse algún error u omisión, se pueda delimitar fácilmente quién tiene la responsabilidad.

 ¿Por qué cambiar de asesor?

Y, ahora bien, llegados a este punto, ¿qué razones pueden llevar a un empresario, autónomo… a querer cambiar de asesoría? Desde Sampayo y Carreira hemos creado un pequeño listado que creemos que resume las principales causas:

1º Buscas una relación más cercana con tu asesor: quieres saber quién es el encargado de gestionar tu empresa. Conocerlo y tener una relación más cercana con él. Recibir llamadas o mensajes con información, asuntos importantes, etc.

2º Quieres sentirte atendido cuándo tienes dudas: quieres poder consultar tus dudas si lo necesitas, sin sentir que estás incordiando.

3º No conoces realmente al personal: quién forma parte de la asesoría, quién es el responsable, qué departamentos la conforman, etc.

4º Buscas una mayor confianza: porque la has perdido en tu anterior asesoría.

5º No entiendes a tu asesor: no habla tu mismo idioma, o eso es lo que parece cuando se dirige a ti, con decenas de tecnicismos. Tú buscas a alguien que se preocupe por aclararte tus casos, necesidades, qué te beneficia, y qué te ofrecen para mejorar tu situación.

6º Falta de responsabilidad: la empresa que gestionaba tu organización ha cometido algún error y no ha asumido la responsabilidad, ni ha hecho nada por solucionarlo.

Si has llegado a este punto, es porque estás pensando en cambiar de asesoría, por eso en Sampayo y Carreira estaremos encantados de ayudarte y ofrecerte nuestro mejor servicio. No dudes en consultarnos sin ningún compromiso.

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Publica un comentario